‘Medios Hermanos’: un choque cultural provocado por la crisis del 94

El 5 de mayo llega Luis Gerardo Méndez protagonizando una película en la que los clichés antiamericanos se hacen presentes en los más de 90 minutos que dura

San Miguel de Allende, México, inicios de los 90’s. Renato Murguía (Ian Íñigo) es un niño de casi 12 años que vuelve locos, junto con su papá Flavio (Juan Pablo Espinosa), a los habitantes de este ídilico poblado guanajuatense. Un día con un avión a control remoto, otro día jugando futbol, etcétera. Para ellos todo era motivo de diversión, eran, más que padre e hijo, grandes amigos.

En diciembre de 1994 esto cambió. La crisis económica derivada del llamado «Error de Diciembre» acabó con la bonanza de este lugar mexicano y provocó la caída de los empleos. Flavio fue uno de los afectados y para seguir manteniendo a su familia toma una difícil decisión, emigrar a Estados Unidos a vivir el Sueño Americano y también, por qué no, poder comprar un avión y así volar con su hijo-amigo Renato por el Cañón del Sumidero.

Pero el hombre pone, Dios dispone, llega el diablo y todo lo descompone y más de 20 años después de esta cruel separación entre padre e hijo vemos a Renato (Luis Gerardo Méndez) convertido en un ingeniero, importante empresario aeronáutico, dueño de varias aeronaves y resentido hacia los Estados Unidos, país al que odia porque, como lo veremos más adelante, acabó con su relación filial y amistosa con su padre.

Así inicia «Medios Hermanos» («Half Brothers», 2020, Luke Greenfield), película que llega este 5 de mayo a los cines y que debido a la pandemia vio cómo su fecha de estreno se fue retrasando desde diciembre.

A escasos días de su boda, Renato recibe una llamada desde Estados Unidos en la que le comunican que su padre se encuentra muy enfermo y quiere verlo. Él, lleno de orgullo no quiere volver a ver a su padre por la traición que vivió al no cumplir su promesa de volver, pero su prometida, lo convence de acudir a arreglar ese problema que tiene con su papá.

De esta manera, Renato, quien tiene la inteligencia emocional y la resolución de conflictos afectivos por los suelos, como lo demuestra con Emilio, su futuro hijastro (Mika A. Salazar, quien sólo se expresa a través de slasher movies) tendrá que dejar de lado la seguridad que le da México y buscará arreglar los problemas que tiene con su padre.

En el hospital tiene un encuentro poco cariñoso con su padre moribundo, momento que se recrudece con la aparición de Asher (Connor del Río), medio hermano de Renato.

Tras este momento embarazoso da inicio una road movie genérica en la que se reúnen una pareja dispareja que buscan resolver los acertijos que el moribundo padre les dejó tras su partida. Él busca que sus hijos se conozcan, y lo hace a través de una cacería de pistas por todo Estados Unidos.

Así, el espectador conocerá el por qué este hombre que amaba a su familia en México deja todo para iniciar una nueva vida en Estados Unidos.

Las situaciones de comedia se basan en las diferentes personalidades de los protagonistas. Por un lado tenemos a Renato, empresario exitoso, nacionalista, con un odio por los Estados Unidos por su cultura. Por el otro está Asher, quien es todo lo contrario, sin trabajo, poco exitoso, diferente (dan un leve esbozo acerca de su tendencia sexual, pero sólo eso, un esbozo).

Así, en esta road movie con toques de buddy movie, nos encontramos los diferentes clichés que se manejan en este tipo de películas. El hombre serio que se exaspera ante la desfachatez del cómico, quien es diametralmente opuesto al protagonista, pero a medida que conviven empiezan a encontrar ese punto en común, en este caso el ser amados por su padre, que los hace entenderse.

La película tiene aspectos muy similares a los que maneja la productora Pantelion, que genera contenidos para los méxico-estadounidenses.

Méndez tiene un problema, sigue enfocado en los papeles similares a Chava Iglesias y en ocasiones vemos a este personaje de «Club de Cuervos» (Alazraki, 2015). Por su parte Del Río le da el peso cómico a la cinta. En el caso de la copia que vimos, ésta fue doblada al español, lo que restó realismo a la historia, especialmente en la parte de Estados Unidos.

Al final el viaje de los medios hermanos termina con el consabido final feliz y deja a dos culturas unidas para siempre. De ahí que la fecha de estreno, este 5 de mayo, sea la idónea.

Le damos dos estrellas de cinco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.