Minions Nace un Villano revela el origen de las maldades de Gru

Este 29 de junio llega a las salas de cine la más reciente película de los secuaces de Gru, y además conoceremos el origen de sus villanías

Al terminar de ver Minions: Nace un Villano (Minions: Rise of Gru, 2022, Kyle Balda, Brad Ableson, Jonathan del Val) sentí una especie de confusión que tiene inicio en la forma en la que está planteada esta historia de origen de Mi Villano Favorito (Despicable Me, 2010, Pierre Coffin, Chris Renaud).

Por un lado, salí de la sala satisfecho de haber presenciado una comedia sencilla que cumple con el compromiso de hacer reír a los asistentes, tanto niños como adultos, con una historia que hace que los personajes amarillos se roben cada una de sus escenas, que cuenta con muy buena música y varios guiños al cine de acción manufacturado en los años 70, es decir, espías y kung fu.

Por el otro lado, el de papá de niños arriba de los 10 años, me entra una especie de desasosiego que tiene que ver con el que me parece es el mensaje final de la película y se enfoca en Gru (Steve Carell en inglés, Andrés Bustamante en español), quien en este tiempo (1975) tiene 11 años y sueña con ser villano, es decir, hacer el mal.

Sí algo consiguieron Mi Villano Favorito, Mi Villano Favorito 2 (Despicable 2, 2013, Renaud y Coffin) y Mi Villano Favorito 3 (Despicable Me 3, 2017, Balda, Coffi y Eric Guillon) fue dejar el mensaje que la redención es posible, que por más malo que quieras ser o te definas, hay resquicios de bondad que te permiten adoptar y querer a tres huérfanas e incluso formar parte de la Agencia Antivillanos, ser un héroe, a final de cuentas.

En Minions… no es así, por el contrario, Gru hace todo lo posible por demostrar que puede ser malo, conoce a su villano favorito (Willy Kobra, Alan Arkin) y lo ayuda a escapar del castigo, es decir, la chapuza como forma de vida.

El mensaje, de esta manera, es ambiguo. Se condena la traición, que vive Kobra, pero se premia el engaño, y ese subtexto, desde mi punto de vista parental, es peligroso.

La película nos presenta a Gru, como mencioné anteriormente, de 11 años. Su familia es totalmente disfuncional (ver a su mamá (que sabemos que lo quiere de una forma «diferente») con su gurú provoca una sensación de abandono que se elimina a través del contacto con los minions), y él, solo, sin más guía que sus «héroes», se dedica a hacer travesuras, más que villanías, que repetirá de otra manera en el futuro (en esta cinta llena de queso a los clientes de la heladería, en Mi Villano Favorito, los congela).

Se vuelve independiente, soporta el bullying de sus compañeros de escuela por querer ser villano y esa vida rutinaria, en la que su diversión nace de sus travesuras, cambia al recibir un mensaje de los Vicio 6, un grupo de súper villanos que busca sustituto para Kobra, a quien traicionaron luego de obtener un antiguo y poderoso medallón chino.

Gru acude a la cita. Ahí conoce e interactúa con el profesor Nefario (Russell Brand, en inglés, enrique Cervntes en español), quien lo acompañará en su futura vida criminal, pero el niño también es despreciado por los villanos por su edad (cuando lo llamaron pensaron que era un adulto de talla pequeña).

Antes de irse, Gru decide robar el poderoso medallón y huir con Kevin, Stuart y Bob, sus fieles minions, quienes son perseguidos por la pandilla. Otto, quien es un minion distraído es el encargado de llevarse el medallón para que no se los quiten.

En este momento arrancan tres historias. La de Gru, secuestrado por Kobra, buscando recuperar el medallón, la de Kevin, Stuart y Bob, aprendiendo Kung Fu para liberar a su «jefecín» y el viaje del héroe de Otto al tratar de enmendar su error.

Sí bien el mensaje me parece un tanto chocante, la película cumple con su cometido de divertir. Los personajes amarillos roban cada escena en la que aparecen, cada «palabra» que recitan arranca las risas de los presentes, especialmente los niños, y su humor físico sigue intacto.

La música que acompaña las acciones está muy bien seleccionada y traslada al espectador a esos años 70 en los que las salas de cine empezaban a vivir los blockbusters del verano.

Cada personaje está bien definido y la animación no defrauda. Destaco los guiños a las películas de James Bond en los créditos iniciales y a Kill Bill (también en los créditos iniciales y lo referente al Kung Fu).

En cuanto a valores de producción la película cumple con creces su objetivo, en donde tengo mis dudas es, como comenté al principio, en el mensaje final que deja. En este sentido me parece ocioso conocer el origen de Gru si ya sabemos qué sucederá con él más adelante.

Sí eres fan de los Minions es imperdible, si te gusta la comedia son 4 estrellas, pero si te fijas en el mensaje final, son 2.5 a 3 estrellas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.