Top Gun: Maverick llega, por fin, a las salas de México

La segunda parte de la cinta protagonizada por Tom Cruise trae acción a raudales recorriendo el mismo camino de la primera parte, estrenada en 1986

Por fin, luego que los fans de Tom Cruise estuvieran esperando desde 2020 el estreno en pantalla grande de Top Gun: Maverick (Joseph Kosinski, 2022), la segunda parte del blockbuster estrenado en 1986 llega este 25 de mayo en cines de todo el mundo.

La historia, basada en personajes creados por Jim Cash y Jack Epps Jr., vuelve a seguir al capitán Pete «Maverick» Mitchell (Tom Cruise), un piloto de la Marina, excelente en lo que hace, pero con amplio historial de desobediencia y desacato a la autoridad, a quien conocimos en Top Gun: Pasión y Gloria (Top Gun,Tony Scott, 1986).

Han pasado más de 30 años. Maverick sigue haciendo lo que le gusta, volar y en esa pasión se ha quedado «estancado» como capitán, pero surcando los aires en las aeronaves más avanzadas del ejército de Estados Unidos. Está soltero, y sigue desobedeciendo a la autoridad.

Luego que ayuda a su grupo de aliados a probar un avión que debe superar el Mach 10, Maverick desobedece a un almirante, quien tiene la disyuntiva de deshonrarlo o enviarlo, como instructor, a la academia Top Gun, donde aprendió lo que sabe y que sigue formando a los mejores pilotos de guerra de Estados Unidos.

A su arribo a la academia tendrá que enseñarle a un grupo de pilotos lo que deben hacer para salir con éxito de una peligrosa misión que consiste en destruir el reactor nuclear de una nación no alineada y que arrancaría operaciones en tres semanas o menos.

Maverick se pone manos a la obra y trata de enseñar a Phoenix (Monica Barbaro), Hangman (Glen Powell), Payback (Jay Ellis), Fanboy (Danny Ramirez), Bob (Lewis Pullman) y Rooster (Miles Teller), hijo de su compañero Goose (Anthony Edwards) a ser un equipo y llevar sus habilidades al límite para completar la misión.

En ese camino se reencuentra con su viejo amigo «Iceman» (Val Kilmer), quien es almirante y fue quien lo recomendó para esta misión «educativa».

Kosinski toma todos los elementos que conocemos de la primera entrega y los presenta revisados a la óptica del siglo 21, aprovechando además la tecnología que permite emocionantes tomas de los aviones de combate.

Así, el inicio de ambas películas es el mismo, se nos explica qué es Top Gun y cuando inicia, acompañado por imágenes de maniobras aéreas en portaviones estadounidenses. También tenemos la demostración de lo gran piloto que es Maverick (fotografiando un Mig en 1986, pilotando un caza ultrasónico, en 2022), en ambas ocasiones con su respectivo reporte disciplinario.

Luego vemos a Cruise en su motocicleta rumbo a la academia tratando de igualar la velocidad de un avión al despegar, y así. Anécdota presente en la primera película, anécdota que se presenta de manera similar en esta secuela.

En la banda sonora se usan algunas de las canciones utilizadas en la versión de 1986, se agregan otras, hay una colaboración de Lady Gaga, pero sí siento que hace falta un «himno» como lo llegó a ser «Take my Breathe Away» de Berlin. En Maverick el espectador no se emociona como sí lo hace al escuchar el tema romántico famoso en 1986.

Al hablar del interés amoroso de Maverick hay un cambio respecto a la primera película, aunque en ella sí aparece, por lo menos Goose la menciona. Se trata de Penny Benjamin (Jennifer Connely), quien «suple» a Charlie (Kelly McGillis) en el corazón del intrépido capitán.

Donde sí hay diferencia entre ambas Top Gun es en el tratamiento relacionado con los personajes femeninos. En 1986 sólo es protagonista McGillis y Meg Ryan aparece como secundaria al ser la esposa de Goose que eventualmente lo visita en la academia. En la versión 2022, Connelly y Barbaro adquieren ese papel, además de varias secundarias, como Amelia (Lyliana Wray), hija de Penny. También se elimina mucha de la «testosterona» que se percibía en la versión del siglo 20.

Otra característica siglo 21 de esta franquicia es que ya no se menciona a un país en específico (como anteriormente era China, rusia, Libia o Afganistán), en esta cinta se habla de un país no alineado, así, neutral y genérico. No hagamos enojar a los fans que compran boletos en taquilla.

Definitivamente la espera por ver Top Gun: Maverick en la pantalla grande valió la pena. Mientras más grande la pantalla mejor, especialmente en lo que se refiere a las maniobras aéreas que se realizan en la película.

Si eres fan de Cruise y los aviones, esta es una película de 5 estrellas. De lo contrario será un 3.5 a 4. Pero sí, es muy recomendable verla en cines. No esperes a verla en streaming.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.