Lupita D’Alessio se deja llevar por la emoción

En el arranque de su concierto en el Ágora de Palcco, la cantante llora ante la afectuosa recepción por parte del público asistente

Las lágrimas no pudieron contenerse. Algunas estrofas de la canción «¿Cómo Se Llama?» se acababan de interpretar, pero el grito de júbilo de las asistentes al Foro Ágora de Palcco emocionó a Lupita Dalessio de tal manera, que no pudo aguantar la emoción, agachó la cabeza y agradeció el cariño recibido.

Mujeres, muchas mujeres, de prácticamente todas las edades se hicieron presentes la noche del 7 de mayo para decirle a Lupita D’Alessio, «Aquí estoy yo».

Sí bien la cita era a las 21:00 horas, «La Leona Dormida» se tomó su tiempo, ya habían pasado seis años de su última presentación en Guadalajara, así, que qué tanto serían unos minutos más.

Cuando apareció sobre el escenario eran cerca de las 22:00 horas, no importó. Ella, con el cabello muy corto, completamente blanco, vestida de un rojo intenso, ofreció un concierto, «similar a su DVD», pero lleno de emoción que se transmitió en todas las filas de asientos, desde el área VIP hasta General.

La noche invitaba a corear los éxitos de Lupita, cantante con más de 50 años de carrera y cuya voz se ha convertido en emblema de una generación de mujeres que quieren ser libres y que no soportan ser humilladas por los hombres.

Lupita se siente amada por las asistentes, disfruta estar en el escenario y lo refleja, tras dos canciones se sienta en un sillón, se refresca, pero continúa cantando, incluso da algunos brinquitos a manera de baile. Todo eso se lo celebran, lo que genera un círculo virtuoso entre cantante y espectadoras.

Tras interpretar «Hazme Olvidarlo», presenta una canción de Lolita de la Colina, compositora con quien tuvo una gran mancuerna. Se trata de «Aquí Estoy Yo», tema que, confesó, se lo dedica a sus hijos a manera de reflexión por los momentos en que estuvo ausente para ellos.

A medida que avanza el concierto nada la detiene. Recuerda los tres años que vivió en Guadalajara, recordó que gracias a esa estancia se hizo aficionada al Atlas, incluso gritó dos veces «Arriba el Atlas», todo eso se lo perdonaron por ser ella, la mujer que dio voz, hace 40 años a aquellas mujeres que no la tenían y que se atrevió a cantar a los infieles, a castigarlos y a ser más fuerte que ellos, los hombres que tienen menos que ella.

Si bien el concierto duró poco más de hora y media, el disfrute fue total. Hubo mención hacia Juan Gabriel, a quien recordó con «Costumbres» e «Inocente Pobre Amiga». Cada nota era recibida y replicada por mujeres de todas las edades, de pie desde sus asientos.

La producción ofrecida por D’Alessio es impecable, sus músicos que la acompa{an desde hace más de 25 años parecen adivinar hacia dónde irá en su recorrido por el escenario, hacen la pausa adecuada y ofrecen el corazón que tienen ante estas letras y armonías.

El popurrí en el que incluyó grandes éxitos como «Punto y Coma», «Lo Siento mi Amor», «Como Tú», «Ya no Regreso Contigo» o «La Diferencia», demostró que el tiempo no pasa por ella, su voz sigue intacta y hace vibrar los corazones de quienes la escuchan.

Regalos de diferentes partes del recinto llegaban al escenario, Lupita agradeció por cada uno de ellos y mantenía su plan de canto, tenía que seguir empoderando a sus fans. Así es como llegaron «Ese Hombre», en la que tuvo una dedicatoria practicamente inaudible a ese «tipo engreído, falso amante mentiroso que no tiene corazón», «Qué Ganas de No Verte Nunca Más» y «Acariciame».

A medida que se acercaba el final, en la intro de «Mudanzas», D’Alessio aprovechó para presentar a sus músicos y provocó que la gente se pusiera de pie y la acompañara durante la canción.

Tras esta interpretación, regresó a su camerino, para posteriormente salir y cantar «Mentiras», tal vez una de sus canciones más emblemáticas y que incluso le dio título a la cinta con la que incursionó en el cine en los años 80.

Así fue como Lupita D’Alessio, quien venía a decir a Guadalajara «Aquí Estoy Yo», recibió las muestras de cariño de sus fans incondicionales que siguen usando su voz para empoderarse ante el desamor y los maltratos de aquellos que no valoran a sus parejas.

Sólo queda esperar que la ausencia de D’Alessio no se prolongue otros seis años, sus fans agradecerán que regrese más pronto a la Ciudad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.