Los sobresaltos regresan al cine con ‘El Conjuro 3’

‘El Diablo Me Obligó a Hacerlo’ es el título de una nueva entrega del Universo de los Warren, la cual llega a los cines el 3 de junio. En ésta, la reconocida pareja de demonólogos buscará defender a un joven que asesinó a un hombre tras un exorcismo fallido

Si en las cortes se reconoce a Dios al momento de hacer un juramento, ¿por qué no reconocer en ellas que el diablo puede influir en el ser humano para cometer los crímenes más atroces? Esa pregunta la realiza Ed Warren (Patrick Wilson)en un momento de «El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo» («The Conjuring: The Devil Made Me Do It», Michael Chaves, 2021), la más reciente película enmarcada en el universo cinematográfico de la pareja Warren.

La historia sigue las andanzas de Ed y Lorraine Warren (Vera Farmiga), esposos que son reconocidos por la Iglesia como demonólogos y quienes apoyan a los religiosos a resolver casos paranormales, como posesiones demoniacas o casas embrujadas.

Ed y Lorraine Warren se dedicaron a defender a Arne por el asesinato realizado en 1981. su labor fue determinante en el final del caso.

En esta tercera entrega de «El Conjuro», la pareja se encuentra en 1981 en Brookfield, un poblado de Estados Unidos, atendiendo la posesión de David Glatzel (Jullian Hillard) un niño de 8 años que sufre una fuerte posesión.

Al momento del exorcismo que le practican a David, algo sale mal y Arne (Ruairi O’Connor) novio de Debbie (Sarah Catherine Hook) la hermana de niño, pide al demonio que lo deje en paz y lo posea a él. En ese momento todo se calma y Ed queda a punto de la muerte por un infarto y la familia Glatzel regresa a la normalidad.

O eso es lo que parece, ya que las visiones demoniacas que atacaban a David se pasan a Arne, quien asesina a su casero y se defiende diciendo que estaba poseído por un demonio.

Es en este momento que los Warren buscan demostrar la posesión demoniaca y salvar a Arne de la pena capital, por lo que se dedican a investigar todo lo relacionado con la posesión de David y descubren que todo se debe a una maldición.

David Glatzel fue poseído por un demonio que surgió por una maldición sobre su familia.

Al investigar, los Warren se encuentran con otro caso similar y cómo la maldición no es exclusiva de Arne.

La historia no está exenta de momentos oscuros y sobresaltos. La dirección de Chaves sigue lo realizado en las anteriores entregas dirigidas por James Wan, y con ausencia de luz y sonidos estremecedores, llevan al espectador de susto en susto.

No pueden faltar las referencias al cuarto del horror de los Warren, donde se encuentra Anabelle, la famosa muñeca maldita, y la historia de amor de la pareja, misma que duró más de 30 años.

La película se estrena este 3 de junio en las salas de cine de México. La mejor opción para disfrutar del terror en su máxima expresión es en la pantalla Imax. Ahí los sustos envuelven al espectador y la experiencia se vuelve más intensa.

Se hacen sutiles homenajes a cintas clásicas, como «El Exorcista».

Le damos 4 de 5 estrellas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.