‘Un Lugar en Silencio Parte II’ llega, por fin, a las salas

La secuela de la película dirigida por John Krasinski tendrá preestrenos del 28 al 30 de mayo en salas Imax. El 10 de junio llega al resto de los complejos de México

En 2018 el actor John Krasinsky sorpiendió a los cinéfilos del mundo al traer a las salas «Un Lugar en Silencio» («A Quiet Place»), un filme de terror en el que mezcla de gran manera el suspenso, las invasiones extraterrestres y una sólida historia de una familia que sobrevive, más de un año, bajo reglas que cambiaron todo el entorno en que vivían.

Dicha película utilizaba los silencios y los ruidos repentinos para envolver al espectador en una atmósfera asfixiante al tiempo que narraba las vicisitudes de la familia Abbot, quienes pierden un hijo a manos de los invasores (que conocemos al final), y tienen una hija sorda, llamada a ser la salvadora en esta primera entrega.

Regan, Marcus y Evelyn dejan su propiedad en el Valle para encontrar a más gente que les ayude a luchar contra los alienigenas.

Dos años después, en 2020, llegaría una secuela de dicha historia, dirigida de nueva cuenta por Krasinski, quien además interpreta a Lee, el patriarca de la familia, pero una invasión, no tan estruendosa como la ficticia, retrasaría el estreno de «Un Lugar en Silencio Parte II» («A Quiet Place Part II») más de un año.

La llegada de la pandemia de Covid-19 generó diferentes medidas precautorias, como el cierre de los cines, y si bien, «Un Lugar en Silencio Parte II» ya estaba lista para ser estrenada, ésta tuvo que posponer su arribo a los cines.

Practicamente un año después las salas se reabren y por fin podremos ver esta película en los complejos cinematográficos y en el fin de semana que abarca del 28 al 30 de mayo se podrá disfrutar en pantallas Imax, las cuales le abonan un plus a la historia, gracias a la mezcla de sonido y la imagen en proporciones máximas.

Esta segunda parte, al contrario que su predecesora, nos muestra de inicio a las criaturas que se guian a través del sonido y que llegan a la Tierra con el instinto de acabar con todos los humanos. De hecho el arranque de la película nos remonta al día 1 de la invasión y conocemos más a los Abbott, integrados por Lee, Evelyn (Emily Blunt) y sus hijos Regan (Millicent Simmonds), Marcus (Noah Jupe) y Beau (Dean Woodward), quienes atestiguan la invasión alienigena, que es reflejada de una manera tal que desde ahí el espectador siente que forma parte de la historia.

Tras este prólogo, en el que nos presentan a Emmett (Cillian Murphy), amigo y vecino de Lee, la acción nos traslada al final de la primera película, el día 474 de la invasión, cuando Evelyn y sus hijos deciden huir de su propiedad para buscar otras personas con quienes enfrentar a los invasores y compartir el secreto de su debilidad ante los sonidos fuertes.

Cillian Murphy interpreta a Emmett, un viudo que es clave para el desarrollo de la historia.

Este camino de Evelyn, ya convertida en la matriarca Abbott, y sus hijos se convierte en un calvario en el que sólo el bebé sale bien librado, aunque casi no la cuenta.

Tras arriesgarse a dejar el Valle, la familia se encuentra con Emmett, antiguo amigo de Lee, quien quedó viudo y sin hijos y quien sobrevive solo en una fundición abandonada, en cuyas bóvedas pasa el tiempo contando la cantidad de oxígeno mientras los monstruos se alejan del lugar.

A partir de acá da inicio la acción de la película, misma que se divide en tres partes. Una es la odisea de Regan, quien está convencida de que la grabación «Beyond de Sea» que Marcus escucha en la radio es la clave para su salvación, la segunda es Evelyn regresando al pueblo por dos tanques de oxígeno para el bebé y la tercera es la convalecencia del mayor de los Abbott, quien tras ser atrapado por una trampa de osos, tiene que enfrentarse solo a uno de los alienigenas.

La mezcla de sonido y silencio, especialmente cuando se realizan las tomas subjetivas de Regan (quien como recordamos es sorda), dan a la película las dosis de suspenso y sustos adecuada para que la historia no pase inadvertida, tal y como sucedió con la primera parte.

En lo que difiere esta secuela de su antecesora es en cómo los monstruos dejan de ser sólo sonidos. Ya son más visibles y eso le da menos dramatismo, pero se gana en acción y sustos al ser testigos de la manera en que se ataca a los humanos.

También se explora en lo que sucedió con las familias rotas. Aquellas que dejaron sólo un sobreviviente que, si bien, busca seguir vivo, no tiene más razones por las que vivir, como es el caso de Emmett.

La música de Marco Beltrami es el acompañamiento perfecto para las imagenes, lo que ayuda a mantener la tensión viva.

Definitivamente esta película debe ser disfrutada en Imax y la espera bien valió la pena. Además le damos 4 estrellas de 5.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.