Otra película de ‘rebelión’: ‘Los Trapos Sucios Se Lavan en Casa’

Este 20 de mayo llega a los cines una comedia en la que la lucha de clases justifica todos los medios, o los miedos

Lupita (Giovanna Zacarías) y Toñita (Amorita Rasgado) son dos trabajadoras domésticas en la casa de la familia Ruiz Palacios Ocegueda, la cual tiene nexos fuertes cn la política mexicana y vive de aparentar más de lo que tienen.

La dinámica de la familia se basa en buscar la candidatura de candidaturas, por parte de Fernando (Arath de la Torre), ir de compras y al gym, por parte de Gloria (Lisset), aparentar ser dos hijas buenas, sin importar que con los compañeros de la escuela abusen de las «tachas», es lo que hacen las gemelas Virginia y Teresa, y Daniel (Matías del Castillo), sólo juega realidad virtual cazando zombis.

Esta familia, que protagoniza «Los Trapos Sucios Se Lavan en Casa» (Diego Muñoz, 2021), vivirá otra nueva rebelión, con tintes independentistas, cuando decidan viajar a Las Vegas a ver al «Potrito» y no le paguen a Lupita y Toñita las cinco y cuatro quincenas, respectivamente, de su trabajo.

Esta situación, sumada a la enfermedad (obstrucción según dicen en la película) del hijo de Lupita, lleva al hartazgo a ambas trabajadoras, quienes son vistas como un mero adorno de la casa Ruiz Palacios, con excepción de Daniel, quien es cuidado por Toñita y así se salva de la «furia vengadora» que destapará, entre otras cosas, la corrupción del candidato de candidatos, el excesivo tren de vida de la familia, que sólo depende de lo que les aporten los papás de ella o las preferencias sexuales de uno de los miembros del matrimonio.

La película, cuyo guion es de Muñoz y Lino Georg Saenger, se basa en la película panameña «Chance» (Abner Benaim, 2009), en la que participó el mismo Saenger en la realización de la historia.

Si bien las situaciones buscan ser simpáticas, topan con situaciones que actualmente son difíciles de ver por el lado de la comedia y explotan momentos que rayan en lo absurdo.

Aparecen, como los papás de Gloria, José Alonso y Angélica Aragón, quienes hacen la caricatura de los padres consentidores que buscan que su hija sea feliz con dinero, además en un rol muy pequeño, como miembro del partido, está Salvador Pineda.

En la historia quedan varios cabos sueltos que más que generar situaciones cómicas o de tensión pasan a ser relleno para que la película dure los poco más de 90 minutos que se requieren para que se considere un largometraje.

Como ejemplos de lo anterior se encuentra la grabación para el noticiero del anuncio de la familia con vistas a su carrera política, o el peligro que generaría para Lupita hacerse con el dinero de los Ruiz Palacios Ocegueda.

La cinta, que estrena este 20 de mayo, llega en un momento en el que obras como «Nuevo Orden» (Michel Franco, 2020) generaron polémica por la lucha de clases, lo que si se busca endulzar con la comedia, puede resultar contraproducente.

Le damos 2 estrellas de 5.

La película llega a cines este 20 de mayo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.