‘Nadie’ llega a los cines con una propuesta llena de acción

Del escritor de John Wick, este 29 de abril llega una película en la que Bob Odenkirk nos replantea el concepto de ser un ‘don nadie’

Hutch Mansell (Bob Odenkirk) es un tipo promedio. Eso lo podemos asumir de los primeros dos minutos de «Nadie» (‘Nobody’, Ilya Naishuller, 2021), película que llega a los cines este 29 de abril.

Aunque vemos a Mansell, golpeado y esposado en una comisaría, a punto de explicar cómo llegó ahí, el inicio de su historia es prácticamente una oda al ser humano común y corriente que vive su vida en un loop de rutina constante.

Es en un autobús donde vemos que Mansell suelta toda su furia acumulada.

El protagonista, que pasa de los 50 años, vive en los suburbios, tiene una familia integrada por una esposa (Connie Nielsen) con quien no tiene intimidad, dos hijos (Gage Munroe y Paisley Cadorath) uno de los cuales, el mayor, lo ve como un mero proveedor, mientras que la segunda lo ve como su heroe. Acude en metro a su trabajo como contador en la empresa de su suegro (Michael Ironside) y su cuñado (Billy MacLellan), quienes fueron «soldados de verdad», no como Mansell, quien desespera al espectador con este ritmo de vida anodino que tiene.

Un lunes por la noche todo esto cambiará. Dos personas, un hombre y una mujer entran a su casa a asaltarlo y vemos cómo Mansell se refrena en golpear a los asaltantes, lo que hace que su hijo se avergüence de su reacción y sea la burla de los policías y el vecino.

El martes, al darse cuenta que su hija perdió una preciada pulsera, escudado en una vieja pistola y una insignia del FBI de su padre (Christopher Lloyd), Mansell decide «cobrar venganza» de los ladrones, pero no puede hacerlo al descubrir que ellos lo hicieron más por necesidad que por diversión.

RZA, como Harry Mansell, Bob Odenkirk como Hutch Mansell y Christopher Lloyd como David Mansell forman un equipo invencible en contra de los rusos.

Ante este panorama y con la ira que lleva dentro tras tantos años de vida frustrada sube al autobús que lo regresará a su casa. En el camino se suben cinco mafiosos a quienes derrota a puño limpio cuando ellos estaban a punto de abusar de una joven pasajera.

En este momento Mansell deja de ser el aburrido vecino de al lado y nos va mostrando su verdadera personalidad, al mismo tiempo que despierta la furia de Yulian Kuznetzov (Alexey Serebryakov), el líder local de la mafia rusa, amante de cantar en su club nocturno y quien busca venganza por la golpiza que prácticamente mata a su hermano.

Desde este momento nos enteramos de la vida secreta de Mansell, quien antes de casarse era un «auditor», un tipo que trabajaba para «las agencias de tres letras del país» y quien eliminaba a todos aquello maleantes que no convenía que fueran arrestados.

A partir de este momento la cinta se vuelve una persecución contra Mansell, quien a la manera de John Wick o Rambo se prepara para enfrentar a sus enemigos y al mismo tiempo recuperar el respeto de su familia y seguir con el sueño que una vez tuvo al pedir su retiro de la acción.

Si de algo puede estar seguro el espectador es que «Nadie» es una película que ofrece acción a raudales en la que Odenkirk como el protagonista lleva todo el peso y, si bien no es Keanu Reeves o Sylvester Stallone, convence como el tipo retirado que tiene un secreto que al ser revelado detonará diversas acciones a favor o en contra de quienes lo rodean.

El máximo acierto de la película es la banda sonora que acompaña diferentes momentos de la historia, y en la que se incluyen voces como la de Nina Simone o Pat Benatar, además de las incorporaciones de Lloyd, como un padre retirado que desea volver a la acción, y de Ironside, quien fue todo un ícono de las películas de acción de 80s y 90s y ahora regresa en un papel diferente al que lo habíamos visto.

Se puede deicr que «Nadie» es una película palomera y que puede parecer en muchos aspectos otra versión de John Wick, sobre todo si tomamos en cuenta que Derek Kolstad es el guionista responsable de ambos títulos), pero es ideal para pasar el rato en el cine disfrutando de palomitas y olvidando lo que sucede en el exterior durante esa hora y media de balazos y explosiones, así como golpizas que propina Odenkirk, no sin antes salir bastante lastimado, lo que le da un cierto toque de humanidad al personaje.

En este espacio le damos 3 palomitas de cinco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.