‘Los Lobos’ llega al FICG con una anécdota humana

Recordar una anécdota de su infancia, cuando tenía 5 años, llevó al director tapatío Samuel Kishi Leopo a escribir, con Luis Briones y Sofía Gómez-Cordova, el guion de «Los Lobos» (2019), su segundo largometraje, y que se exhibe este 22 de noviembre en una de las Galas de Beneficencia del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), en su edición 35.2.

«‘Los Lobos’ es una historia semi autobiográfica está basado en una anécdota, en algo que nos pasó a mi mamá, a mi hermano Kenji y a mí cuando éramos pequeños e hice un ejercicio de escritura que fue como la raíz de la historia, por un libro que me recomendó ‘El Pari’, Carlos, un día me llegó con un libro que se llama ‘Me Acuerdo Qué’, de un autor que se llama Joe Brainard y él, a manera de mantra, escribe ‘me acuerdo que’ lo primero que se le viene a la mente», recordó Kishi durante la sesión de preguntas y respuestas durante la presentación de la película ante la prensa.

«Es un ejercicio de escritura que hago a diario, en esos me acuerdo que, en uno de mis me acuerdo que, que era cuando tenía 5 años, mi mamá nos llevó a vivir a Santa Ana, California a probar una nueva vida, nos tenía que dejar encerrados en un pequeño departamento a mi hermano y a mí, con una grabadora Fisher Price donde ella grababa canciones, historias, las reglas de la casa y ella nos decía, antes de salir a trabajar, ‘si me extrañan, pongánle play a la grabadora’, entonces ese fue el primer ‘me acuerdo’ y tenía ganas de contar esta historia».

El elenco y el staff de “Los Lobos” estuvieron presentes en la función para prensa.

La película, que Kishi dedica a su madre Marcela, nos muestra el camino de Lucía (Martha Reyes Arias), madre separada, quien deja su hogar en Tlajomulco para migrar con sus hijos Max (Maximiliano Nájar Márquez) y Leo (Leonardo Nájar Márquez) a Albuquerque, Nuevo México.

En esta ciudad, sin prácticamente dominar el idioma, con escaso dinero, pero muchas ganas de salir adelante, la protagonista se ve en la difícil situación de dejar a sus hijos solos en el cuarto que rentan por 500 dólares al mes, y que cuando llegan a instalarse en él es todo, menos limpio.

Para que sus hijos, sus «lobos» no se sientan solos en el encierro, les deja una antigua grabadora de cassette, en la que les deja, con su voz, reglas que deben seguir (como nunca salir del cuarto, no pisar descalzos la alfombra, o después de terminar una pelea darse un abrazo), y el resto es la imaginación de los hermanos, cuya máxima ilusión de ese viaje es «ir a Disney».

Narrada con un tono intimista y aderezada con la música de Kenji Kishi (hermano del director), la historia va atrapando al espectador, que se vuelve un testigo mudo de las vicisitudes y el crecimiento que tienen los niños encerrados en ese departamento.

Paredes pintadas, papitas fritas como almuerzo, lecciones de inglés y entretenimiento a través de la ventana es lo que viven los hermanos, cuyo ángel conquista al espectador.

A medida que pasa el tiempo, la primera en romper las reglas es Lucía, quien deja cada vez más tiempo solos a los niños, quienes con tal de divertirse empiezan a dejar la protección de la habitación y dejan que el mundo los vaya formando.

Así, Max conoce a Kevin (Kevin Medina) un niño más grande que él que de inmediato se aprovecha de la inocencia del jalisciense, lo que trae problemas a los «lobos», o también llegan a conocer a la casera, la señora Chan (Cici Lan), quien es una fuerza de apoyo para Lucía.

La magia del guion permite que el espectador vaya conociendo, poco a poco, la historia de esta familia y cómo las drogas o la enfermedad terminan por empujar hacia otro lado a la madre y sus hijos, quienes tienen que ir adaptándose a un mundo nuevo.

Esta edición del FICG marca el regreso de Kishi al festival en el que sorprendió con «Somos Mari Pepa» (2013) y con su segundo largometraje gana premios en festivales de prestigio como el SIGNIS, del Festival de La Habana; el Gran Premio del Jurado Internacional de la Generación Kplus, y el Premio Peace Film, de la Berlinale; mejor película mexicana del Festival Internacional de Cine de Guanajuato, y el Premio especial del jurado en el Festival de Friburgo, entre otros. Además, «Los Lobos» compite por el premio Mezcal y Mejor Largometraje de Ficción.

La cinta se exhibirá este 22 de noviembre a las 17:00 horas en Cinemex Plaza Patria, como parte de las Galas Benéficas; el 26 de noviembre a las 15:30 horas en la Sala 3 de la Cineteca FICG, y el 27 de noviembre a las 16:00 horas en la plataforma udg3d, en la Sala Virtual 5.

«Los Lobos» tendrá tres exhibiciones en el FICG 35.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.