Pasquel y Banquells unen fuerzas contra el machismo

Gabriela (Rocío Banquells) y Marlene (Sylvia Pasquel) parecen no tener nada en común, ¿o sí?

La primera es profesora, tiene licenciatura en idiomas, está divorciada de un primer marido, pero tiene un segundo, Maco, quien también es profesor y al que fue a visitar a los separos porque atropelló a una joven.

Rocío Banquells es Gabriela, la profesora con licenciatura y un marido llamado Maco.

La segunda tiene un salón de belleza, tiene hijos de distinto padre, y está unida, como concubina, a Tony, quien está detenido por haber abusado sexualmente de una menor de edad, alumna de él, a quien embarazó.

Sylvia Pasquel es Marlene, concubina de Tony y propietaria de un salón de belleza.

Entonces, ¿qué tienen en común estas mujeres que se conocieron a iniciativa de la plática de Marlene? A Marco Antonio Lesur, marido de una y amante de la otra.

Así arranca la ya clásica obra de Emilio Carballido, «Rosa de Dos Aromas» que se presentó en dos funciones el 10 de marzo (un día después del paro nacional de mujeres) en el Teatro Galerías.

Con un gran duelo de actuación entre hermanas, Banquells y Pasquel llevaron de la risa al llanto y a la reflexión a los asistentes al recinto, quienes se mostraron interesados en cómo se resolvería este triángulo amoroso en el que ambas tenían que unir esfuerzos para librar de la cárcel al adúltero y violador de Marco Antonio.

Del odio al amor hay sólo un paso y eso es lo que experimenta Gabriela, quien tras conocer la situación legal de Marco Antonio y reflexionar (bajo los influjos del ron), decide unirse a Marlene y buscar el millón de pesos para la fianza de su todavía marido.

Tandas, rifas, ventas y adelantos de traducciones llevan a estas dos rivales, que se convierten en comadres, a dejar de lado las diferencias y valorarse como mujeres y darse cuenta que solas son unas «mujeres chingonas».

Con un desenlace que ayuda a realizar el empoderamiento femenino, la obra siembra en los espectadores la semilla de la reflexión acerca del poder patriarcal sobre las mujeres.

Ovacionadas por los asistentes, ambas actrices entregaron una adaptación dirigida por Hugo Arrevillaga, muy actualizada que arrancaba carcajadas por donde se viera.

Así fue como dos mujeres, sin nada en común llegan a la complicidad total y a la liberación de un macho que tendrá mucho tiempo para reflexionar sus errores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.