‘Gretel y Hansel’, terror con poder visual

Adaptar un cuento considerado infantil no debe ser tarea fácil, más si esta labor busca dotar al texto con imágenes sobrecogedoras que salgan de lo común y atrapen al espectador.

Eso es lo que pasa con «Gretel &  Hansel: un Siniestro Cuento de Hadas» («Gretel & Hansel», Oz Perkins, 2020), cinta que ofrece al espectador una narración en la que desde el título nos avisan que no será la historia a la que estamos acostumbrados.

Alice Krige, como Holda, y Sophie Lillis, como Gretel, mantienen una tensa relación en este cuento de hadas.

Protagonizada por Sophie Lillis («It»), Samuel Leaky y Alice Krige (Holda), esta película nos ofrece una visión de la historia de dos hermanos que son abandonados por su padre y llegan con una bruja que atrae a niños a través de una casa de caramelo y busca comérselos.

En la adaptación, basada en un guion de Rob Hayes, seguimos a Gretel, quien junto con su hermano Hansel, ya le estorban a su madre, que no sabe cómo deshacerse de ellos en una comunidad rural medieval asolada por la hambruna.

Gretel es enviada de inicio con el rico del pueblo, para trabajar como sirvienta, aunque el terrateniente tenía otra idea. Posteriormente, los hermanos, alejados del hogar por su madre, buscan llegar con unos leñadores por consejo de un cazador que los salva de un ser macabro que se los iba a comer.

En el trayecto hacia los leñadores, los hermanos se desvían luego de comer hongos que los hacen ver la vida de otra manera. Los ponen pachecos, pues.

Finalmente llegan a la casa de Holda, una extraña mujer que tiene la despensa llena, a pesar de la hambruna, y que atrae a los niños con las comodidades de su casa, pero a un alto precio.

En este tiempo que los hermanos viven con Holda, nos enteramos que ella tiene una relación muy estrecha con una niña que por la magia obtenida para que no muriera, asola al pueblo.

El discurso de la película apela en gran medida al poder que pueden obtener las mujeres que obtienen lo que se proponen, pero también una maldición que las perseguirá por el resto de los tiempos, especialmente si se salen del patrón establecido.

Es de destacar la fotografía de Galo Olivares, la cual retrata con tintes Bergmanianos y surrealistas de Remedios Varo, la atmósfera terrorífica de un país sumido en la hambruna y la desesperanza.

Le doy 3 estrellas de cinco.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.