Con ‘Los Monólogos de la Vagina’ dan voz a las mujeres

Poner los puntos sobre las íes, reconocer la existencia de tabúes en lo que a sexualidad femenina se refiere y, al mismo tiempo, esbozar una sonrisa, o de plano, una carcajada orgásmica, fue lo que se vivió la noche del 31 de enero en el Teatro Galerías con la función de gala del aniversario 19 de “Los Monólogos de la Vagina”.

Estelarizada por Angélica María, Angélica Vale y Lorena de la Garza, esta lectura dramatizada, elaborada tras un estudio realizado por Eve Ensler con cientos de mujeres a las que entrevistó para saber sus percepciones de la sexualidad femenina, llevó de la reflexión acerca de los abusos sufridos por las mujeres a manos de los hombres (familiares, esposos) hasta la carcajada abierta por el libre ejercicio del placer, y la ternura de cómo una abuela recibe a su nieta en un mundo en el que la vagina es subvalorada.

Lorena de la Garza, Angélica María y Angélica Vale reflexionaron sobre la vida de las mujeres en “Los Monólogos de la Vagina” en el Teatro Galerías.

Cada una de las actrices, quienes vestían pantalón y blusa negra e iban descalzas para leer sus textos en una silla colocada en el escenario, dio su personalidad a los diferentes monólogos.

Así, De la Garza le aportó a los textos un grado de imitación al generar, con su talento para la comedia, las voces de los personajes que le correspondían en sus monólogos; Angélica María era la voz de la experiencia y Vale, que tenía una especial conexión con su mamá, aportó anécdotas de su vida como esposa y madre.

Entre los temas que se tocaron, se habló de los diferentes nombres que se le da a los genitales femeninos, pasando desde “almeja” hasta “ranura”, reflexionando incluso en los nombres que se le dan por zonas económicas. Así, en una colonia de ricos, se le dice “osito”, mientras que en popular se le dice “chango”.

Quien empezó con un monólogo fue De la Garza, quien reflexionó sobre la presión que un marido ejercía sobre su esposa para que se rasurara sus genitales, sin importarle lo doloroso que esto era para ella. Al negarle esa fantasía, él le pone los cuernos, y al ir a terapia de pareja, termina por cumplir la fantasía. A pesar de esto, ella sigue siendo engañada.

Lorena de la Garza le daba gerentes voces a sus personajes de la obra.

Vale fue quien arrancó más risas de los asistentes al teatro, especialmente cuando hizo una representación del “orgasmo triple” con múltiple gozo. Todo esto lo hizo frente a su mamá, Angélica María, quien sólo atinó a decir: “Igualita a su mamá”.

Angélica Vale tuvo una especial conexión con su mamá, Angélica María.

A Angélica María le tocó leer el monólogo dedicado a Eve Ensler, quien narró lo que significó para ella ver nacer a su nieta, de una vagina que lo mismo sirve para dar placer, que para dar vida y se convierte en un corazón lleno de amor.

Angélica María era la voz de la experiencia durante las lecturas dramatizadas.

Al finalizar la pieza, se tocó la canción “Esta Soy Yo”, del grupo español “El Sueño de Morfeo”, que habla sobre las diferentes facetas que tienen las mujeres en la vida.

Así culminó una velada que le dio, a la mujer, un motivo de orgullo por ser quien es.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.